Alimentación vs Nutrición.

cover.png

Tercer artículo de Mi Plan de Entrenamiento y probablemente uno de los más importantes ya que lo que están a punto de leer cambiará por siempre su manera de entender su cuerpo. Independientemente que tengan metas deportivas o no, considero este articulo como la base para llevar una vida sana y disponer de todo su cuerpo para disfrutarla. Descubrirán la diferencia entre dos palabras que parecen ser las mismas pero que son en verdad muy distintas. Disfrutaran también de una pequeña guía de la vida saludable para que puedan: mercar conscientemente, escoger y preparar los buenos alimentos, y entender sus usos.

Antes de devorar el articulo considero importante que reflexionemos sobre el habito de comer y porque nuestro cuerpo lo necesita. Hoy en día nuestra rutina alimenticia se divide principalmente entre el desayuno, el almuerzo y la cena (sin olvidar algunos pequeños antojos que surgen durante el día). En otras palabas, el habito de comer es una simple actividad que llevamos diariamente para satisfacer la necesidad de tener el estómago lleno a horas definidas (no tener hambre) sin olvidar satisfacer algunos antojos de media mañana o media tarde.

¿Pero porque estamos realmente comiendo?

Porque nuestro cuerpo dispone de un sistema extremadamente complejo que nos permite aprovechar de la misma naturaleza para alimentarnos y asegurar nuestra sobrevivencia. Este precioso sistema, llamado el sistema digestivo nos permite consumir otros cuerpos, absorber sus nutrientes y luego utilizarlos para generar energía y mantener nuestros capacidades cognitivas y energía. Como el corazón y los pulmones son para nuestra respiración, el estómago es un órgano esencial para que podamos nutrir nuestro cuerpo y asegurar su buen funcionamiento.

Pero existe un GRAN problema, o más bien un GRAN olvido…  El olvidado de la noción de  “nutrición” confundiéndola con la palabra “alimentación”.

Alimentación Vs Nutrición.

Es correcto, hemos olvidado la razón por la cual nos estamos alimentando: nutrir nuestro cuerpo…   
En realidad, alimentarse puede ser asociado al acto de comer un alimento, pero no esta directamente relacionado con nutrir su cuerpo. Y es exactamente lo que está pasando con nuestra sociedad.

Si ingresan en Google “Definición de Alimentar” y “Definición de Nutrir” encontraran las siguientes palabras:

Alimentar: Dar alimento a un ser vivo.

Nutrir: Proporcionar a un organismo las sustancias que necesita para su conversación y crecimiento.

Dos conceptos muy diferentes ya que en la mayoría de los casos, los alimentos que consumemos diariamente no nutren nuestro organismo.

El Concepto de densidad nutricional.

De la misma manera que existe una diferencia entre alimentarse y nutrirse, existe una gran diferencia entre las calorías y el contenido nutricional de un alimento. De hecho, si están contando sus calorías pueden dejar de hacerlo ya.

Para entender bien el concepto de calorías, me referiré al articulo “What are calories?” de Ph. Doctor Sophie Deram. .

“La caloría es una unidad de medida creada por el Doctor Nicolas Clement para representar la cantidad de energía necesaria para subir la temperatura de 1 gr de agua a 1 grado Celsius. En términos de nutrición esta unidad de medida se trata de utilizar para medir la cantidad de energía que se encuentra en un alimento y cuanto de este necesitamos consumir diariamente para tener suficientemente energía.”

En otras palabras la caloría es una unidad de medida que define la composición energética de un alimento cuando este se digiere. Y la idea general detrás de esta medición es de consumir menos energía de la que gastamos diariamente para poder perder peso.

Pero una vez más, se encuentra otra gran diferencia entre caloría y contenido nutritivo.

Toman este ejemplo:

100 calorías de CocaCola tienen el mismo valor energético que 100 calorías de espinaca. Pero nutricionalmente la espinaca tiene una abundancia de macro y micro nutrientes (vitaminas, enzimas, minerales, amino-ácidos) que contribuyeran a su organismo  contrariamente a la Coca Cola (Ref. Tabla).

Table

Conclusión, no cuentas las calorías, hazlas contar.

Nutrición y el deporte.

A nivel deportivo, hacer la diferencia entre alimentarse y nutrirse llega a ser aún más importante por el simple hecho que nuestro cuerpo necesita más nutrientes para asegurar la recuperación muscular. Cumplir con las necesidades nutritivas de nuestro cuerpo después de esfuerzos físicos brinda una recuperación eficiente y rápida que  permite un desempeño relativamente rápido. Es por esta exacta razón que la nutrición uno de los primeros artículos que publico en el blog. Balancear ejercicio y recuperación es un punto fundamental en mi crecimiento deportivo y lo considero como la prioridad número 1 de este viaje.

A parte de no contribuir a la recuperación de nuestros esfuerzos, una nutrición inadecuada también afecta nuestras capacidades durante los entrenamientos y las competencias. Se darán cuenta que faltar en nutrir correctamente su cuerpo mientras ejercitando puede causar problemas digestivos, deshidratación, bajones de energía hasta oxidación e inflamación del sistema respiratorio.

Sigo muy desconcertado cuando veo o escucho que mis compañeros consumen gaseosas o cervezas durante largos esfuerzos. Una excelente manera de oxidar su cuerpo y depender a 100% del azúcar para producir energía. La cual presentare en el futuro como una fuente de energía importante pero poca confiable.

Una regla.

¿Entonces como nutrirse correctamente? La regla es muy simple: comprar y comer alimentos en su estado más natural posible.

Me refiero a quedarse con alimentos naturales como las frutas, las verduras, las hierbas,  las proteínas animales, granos, semillas, nueces y especias.  Sin entrar todavía en el tema de los carbohidratos y la fructosa confío en que consumir alimentos naturales contribuirá fuertemente a su salud, recuperación y rendimiento.

¿Qué trato de evitar?

Cualquier alimento procesado como el pan, la pasta, la arepa (para los colombianos), las galletas, los yogurts, las gaseosas, la margarina y aceites vegetales, el jamón, los cereales, los jugos procesados y cualquier alimento que contiene aditivos, colorantes o conservantes que encontraran en la parte “Ingredientes” del paquete. En resumen, aconsejo fuertemente evitar productos empacados ya que en la mayoría de los casos, estos alimentos fueron refinados y procesados.

El concepto de digestibilidad.

Muchos ingredientes naturales en su estado natural contienen una gran cantidad de nutrientes. Pero antes de consumirlos debemos también tomar noción de la digestibilidad y absorción de estos alimentos. En su libro “Beyond Training”, Ben Greenfield subraya un  importantísimo punto que les será de gran ayuda al momento de escoger y preparar su comida.

415f8RnuI4L._SX331_BO1,204,203,200_

No todos los alimentos son fácilmente digestibles y en varios casos algunos ingredientes resistirán la descomposición y absorción de nuestro sistema digestivo.

En el capítulo 10, Ben subraya que alimentos como las semillas de chía, los amarantos y la quínoa (más otras semillas y nueces) son relativamente densos en nutrientes pero a menos que estemos dispuestos a enjuagarlos, brotarlos o remojarlos, su falta de digestibilidad cancelara su densidad nutricional. Mejor dicho, una mala preparación puede hacer que no beneficiemos de sus nutrientes.

Otro ejemplo es la noción que los granos y legumbres son densos en nutrientes. Esta noción viene de un análisis en sus estados crudos y non-comestibles, pero una vez se hayan cocido, el valor nutricional de estos baja considerablemente.

Finalmente, Ben comparte algunos ingredientes con una alta densidad nutricional que espero les podrá ayudar: Huevo (con la yema), algas (wakame, nori, kelp), viseras (hígado, riñones, corazones), pescados y mariscos (ostras, mejillones, pulpo, salmón), caldos (de huesos), frutas y verduras oscuras (espinaca, arándanos, mora, kale, tomate, zanahoria, cebolla, arrúgala, pimentón, espárragos).

Y para coronar les invito a tomar los siguientes puntos en cuenta para evitar de perder la nutrientes de sus ingredientes:

  • Evitar de almacenarlos al sol o en el refrigerador por mucho tiempo.
  • Evitar cocciones lentas o el micro-ondas.
  • Indagar sobre el origen de los ingredientes y favorecer el consumo de ingredientes orgánicos.
  • No olvidar el concepto “Eres lo que tu comes, comió”. En otras palabras, aconsejo indagar las condiciones en las cuales los animales que consumen fueron criados y alimentados.
  • Tratar de comer las verduras crudas para beneficiar de las enzimas.
  • Remojar las nueces antes de consumirlas.

¡Es todo! Confío que la información que les haya sido compartida les ayudara a hacer la diferencia entre alimentarse y nutrirse; que la próxima salida al supermercado será una decisión sana y racional y que sabrán preparar y conservar sus alimentos para asegurar su digestibilidad.   Una vez hayan implementado estos pequeños conceptos, les aseguro que los resultados serán rápidos: experimentaran claridad mental, una recuperación física rápida, aumentar su masa muscular, rebajar el estrés, beneficiar de una energía sostenible sin olvidar bajar de peso. En otras palabras: sentirse excelentemente bien en su piel y alcanzar un rendimiento superior.

¡Saludos!

Vin

Categories: Nutrición

Tagged as:

6 replies

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s